domingo, 23 de agosto de 2009

Encuesta en La Razón: Los partidarios de que se ejerza libremente el nudismo en cualquier playa suponen el 49,6 % del censo


Fuente y texto completo en: La Razón 23 agosto 2009.
Foto: La Razón.
La aceptación del nudismo es cuestión de edad. El 59, 8% de los menores de 29 años no quiere que se prohíba esta práctica en determinadas playas, frente a un 53,7% entre los mayores de 64 que opina lo contrario.
23 Agosto 09 - A. García-Castañón- Madrid
Practicar nudismo resulta, para algunos, la forma más natural y cómoda de disfrutar de un día de playa: pasear, nadar e inluso practicar deporte sin ningún tipo de prenda que obstaculice el contacto entre el cuerpo y la naturaleza. Sin embargo, esta práctica no está socialmente aceptada, al menos no por todos los grupos generacionales.

La polémica sobre si se debería prohibir el nudismo en determinadas playas ha surgido por una normativa que entró en vigor el 18 de julio en Cádiz. Una medida que parece contar con un respaldo social suficiente. Y es que un 43,3 por ciento de los españoles asegura que prohibiría el nudismo en determinadas playas, según la encuesta realizada esta semana por NC Report para LA RAZÓN. Este porcentaje aumenta hasta el 48,7 por ciento entre el segmento comprendido entre 45 y 64 años e incluso llega al 53,7 por ciento en el tramo de mayores de 64 años.

En cambio, los partidarios de que se ejerza libremente el nudismo en cualquier playa suponen el 49, 6 por ciento del censo y son mayoritarios entre los ciudadanos menores de 45 años. De estas cifras se deduce la clara diferencia de opiniones según los segmentos de edad.

En cuanto a las diferencias entre géneros, las mujeres son más partidarias que los hombres de esta prohibición, con un 44,7 por ciento frente al 42,1 de los varones.

[..] hasta que apareció un político con ganas de sustituir las costumbres por una ordenanza municipal. Así el nudismo se ha convertido en el último grito en rebeliones contra la autoridad. Los naturistas, agradecidos ellos, aplauden a los autores de la prohibición: jamás se les habría ocurrido una campaña publicitaria tan eficaz. Son los riesgos de ponerte a arreglar problemas sin asegurarte de que no crearás otros nuevos.

Ficha técnica
Empresa: NC Report
Universo: españoles de 18 años y más.
Tamaño de la muestra: 1.000entrevistas telefónicas realizadas el 21 de agosto de 2009.
Nivel de confianza y error muestral: para un nivel de confianza del 95,45% (2sigmas) y para P=Q, el error es del 3,16% para el conjunto.
Muestreo: aleatorio simple, estratificado por conglomerados.

sábado, 15 de agosto de 2009

Desnudo en el bordillo, por Jesús Trelis para "Las provincias"

Me senté en la acera. Estaba ya harto de tanto deambular, de tanto fingir. De aparentar. Y me dije: «Voy a mirar».

Me sorprendió al principio que no me quitaran ojo. «¿Qué pasa?», les grité. Pero pronto comprendí que les llamaba la atención que fuera completamente desnudo.

«No están acostumbrados», pensé. Ni a verse, ni a ver al personal al natural. Es el miedo al cuerpo sin disfraz. A la carne al descubierto.

Ellos me apuntaban: «¡Mirad, mirad al pecador!». Yo sonreía y me los imaginaba sin nada. A la anciana, al borracho y al mendigo. Al juez, al policía y al asesino. Al etarra malnacido, al suicida y al agredido.

A los políticos, en el estrado o en la poltrona. Todos ellos despojados de sus glorias ante el pueblo deprimido. Sin sus mentiras, ni verborrea. Sin guardaespaldas, ni corruptelas. Sin espías, ni gurteles. Rosas y gaviotas al desnudo.

Me imaginé al cura y al ateo. Al clero y al Politburó. Sin sus creencias, ni sapiencias. Sin rosarios, ni cruces. Sin martillos, ni hoces. Sin armiños, ni sotanas, ni tocados bordados con exuberantes dorados. Todo los credos del mundo al desnudo.

Al ricachón despojado del Moët & Chandon, del caviar, de las sedas y de los armanis. Sin sus dólares, ni chequeras. Sin ferraris, ni megayates. Sin la coca servida en plata y sin las mansiones para sus orgías venecianas. Toda la mafia al desnudo.

En la acera, postrados, despojados. Todos a una. El futbolista sin sus botas, ni tatuajes. El matador sin capote, con el toro rematado a sus pies ensangrentados. La cantante, como una ola, sin lentejuelas, ni marabú. Sin peluca, ni gotelé. Sin su micrófono y sin el zoom de Lazarov.
Allí estábamos todos, sentados en el bordillo. Mirándonos desnudos. Con las manos vacías. Idénticas. Las mismas manos: la chiquilla y el jubilado, el ilegal y el nazi redomado, Jesse Owen y el Führer exaltado. El escritor maldecido, su alteza real, el recién nacido...

Todos iguales, menos el loquero vestido de blanco que me cazó como a un perro, me encerró en una jaula y me lanzó a esta habitación, fría y desnuda, desde la que ahora te escribo y te envío besos al aire.

viernes, 7 de agosto de 2009

Reflexiones sobre el Naturismo organizado


Hace años, cuando alguien muy cercano me planteó que podíamos asociarnos a ADN, yo respondí que no veía la necesidad de estar asociada para practicar el nudismo; era algo que venía haciendo desde tiempo atrás y nadie me había pedido ningún carné para ello. De todos modos, accedí, ya que tampoco tenía nada en contra.

La idea que, de alguna manera, tenía sobre el movimiento naturista (y que está bastante extendida tanto dentro como fuera de éste) es que la única pretensión era el ocio. Es cierto que es éste un objetivo, ¿a quién no le gusta pasarlo bien? Pero, lo que ha hecho que, de manera paulatina, yo fuera implicándome cada vez más son otras razones.

La defensa de la desnudez en armonía con la naturaleza (uno de los principios del naturismo) es un acto de defensa de la libertad. Para que esto sea viable (el maná no cae del cielo) existe un movimiento que lleva años peleando para que esto fuese legal (¡Qué ironía!, que algo tan natural como estar desnudo haya sido una ilegalidad). Y, ¿cómo no?, también para que esta libertad siga manteniéndose.

Es aquí donde, en estos momentos, tenemos un excelente ejemplo de la necesidad de estar organizados para que no se conculquen nuestros derechos. Ante la brillante idea del Consistorio gaditano, con su alcaldesa a la cabeza, de prohibir el desnudo en las playas de la Tacita de Plata; quien está actuando para que esta ilegalidad no se lleve a cabo o, en su caso, sea retirada a través de los Tribunales, es la Federación Española de Naturismo (FEN). Si no existiese la Organización (no sólo este Ayuntamiento, antes ha habido otros que lo han intentado) probablemente la situación actual respecto a la posibilidad de elegir la desnudez no fuera la misma.

Detrás de un mundo que pudiera parecer a alguien que es sólo ocio y diversión, hay un sostén ideológico y una serie de personas comprometidas con un mundo más respetuoso y más libre.

En definitiva, yo encontré las razones para militar en el naturismo organizado.