viernes, 6 de agosto de 2010

¿Quién está detrás de criminalizar de nuevo la desnudez?


Antena3TV. Espejo Público: piden playas sin top-less (1/2)
Cargado por naturistas. - Ver videos sobre los famosos del video por Internet.

Segunda parte:



Antena3TV. Espejo Público: piden playas sin top-less (2/2)
Cargado por naturistas. - Más video blogs y vloggers.

¿Si en la práctica, en los lugares de baño, a nadie le importa qué ropa usen los demás, cómo es posible que haya organizaciones que piden incluso que se criminalice a la mujer por disfrutar playas y piscinas de la misma manera que el hombre, es decir con el pecho sin tapar? Y sobre todo ¿dónde estaban, por ejemplo, el día uno de agosto cuando celebramos el día de bañador opcional en la piscina de la Universidad Complutense?
El Instituto de Política Familiar de Baleares (IPFB) pide playas y piscinas públicas "para uso familiar en unas condiciones de respeto y amparo a la infancia", donde se prohíba el "top-less" y el desnudo. Playas donde se respete el Código Penal que castiga a "quien ejecutare o hiciere ejecutar a otra persona actos de exhibición obscena ante menores de edad".
Durante siglos ha habido un delito específico para condenar la desnudez (el escándalo público, del que nos libramos en 1989), separado de los delitos sexuales (exhibición obscena), porque todos sabemos distinguir entre desnudez y sexualidad. Para este instituto, sin embargo, un pecho al sol es un acto sexual, incluso para la infancia recién destetada.

Pero si buscamos en Internet el nombre del presidente de este organismo privado, resulta ser también director de un club juvenil del Opus Dei. Y si buscamos los nombres de los directivos de las otras organizaciones (HazteOir, PlayasFamiliares y foro de la familia) y los cruzamos con el término “Opus”, ¡Eureka!, descubrimos que esto no surge “de la sociedad civil que se organiza de modo espontáneo y que agrupa gente de todas las sensibilidades, cristianos o no etc.…” como pretenden hacernos creer. No, estos grupos (IPF, PlayasFamiliares,…) son sociedades instrumentales muy probablemente creadas en los despachos de una organización acusada de usar técnicas de control mental destructivo. Pantallas de una entidad que posee colegios distintos para chicos y para chicas (también escondidos tras otra pantalla llamada “Fomento”, y que se acogen a la concertación para que los paguemos entre todos). De estos colegios se nutren los clubs juveniles, también separados por género, que dirigen personas como el presidente del IPF (sólo director técnico del club, por estar casado), donde, segun muchos ex-miembros, se crea a los niños fobias (miedos irracionales) a la desnudez, relacionándola siempre con el sexo. Donde todo parece indicar que se manipulan sus conciencias desde la infancia para que sea fácil que queden bajo el control de su organización.
Los dirigentes célibes de esta organización tienen limitado el trato con las mujeres, no pueden ir a las playas ni a las piscinas, porque sería ponerse en ocasión de pecado (¡por eso no estaban el día uno!); y pretenden decirnos cómo deben vestir las mujeres y formarse nuestros hijos. Evitan argumentos religiosos, morales, y se camuflan bajo nombres de grupos con apariencia de independientes. Incluso sus clubs, colegios y centros de proselitismo siempre tienen nombres laicos. Pero esta vez los hemos descubierto gracias a la gran ventana de libertad que supone Internet, y cada vez será más fácil desenmascararlos.

Hagamos una contra-propuesta que sí permita mejorar la libertad de la mujer y la educación en libertad de la infancia:
1.- Realícese una inspección de trabajo por sorpresa en las residencias del Opus Dei solicitando los contratos de trabajo de las mujeres que allí sirven. Analícese sus condiciones de trabajo.
2.- Investíguese los colegios de Fomento y los clubs asociados. Averígüese si la “formación” que se da a los alumnos y en los clubs juveniles es conforme a los derechos del niño y si se viola su libertad de conciencia mediante una pretendida dirección espiritual por parte de laicos.